Archivos Mensuales: marzo 2013

El bibliógrafo

En un pueblo que estaba por la mafia tomado
fue a nacer un chaval que estaría llamado
a saber de mil obras y fue un tipo versado
sobretodo en el libro incunable nombrado.

Así fue como un día encontraba enterrado
un librillo do había un papel bien guardado
do decía el autor que el monarca malvado
además de prohibirlo a él le había matado.

Con veneno y teniendo esa prueba a su lado
fue directo a un rebelde por dejarle enterado
del asunto y lograba lo que había soñado.

Pues con tal notición quedó el rey derrotado
a la par que el buen hombre que lo había logrado
a su pueblo se había con el mismo ganado.

El bedel

En un barrio que estaba hacia el sur de un poblado
fue a nacer un chaval que estaría llamado
a ser todo un bedel y tener al cuidado
a los muchos alumnos que le habían tocado.

Un buen día al colegio religioso y sagrado
llegó un rey jovenzuelo a estudiar y el honrado
bedelito se puso con el nervio alterado
al saber de la china que le había llegado.

Así fue como un día que se había pasado
con un joven el rey empezó un altercado
y pelea entre ambos que fue un drama anunciado.

Pues moría en la misma el monarca malvado
sin que el viejo bedel, que no estaba a su lado,
de la lidia se hubiese ni siquiera enterado.

El bacteriólogo

En un pueblo que estaba por un virus diezmado
fue a nacer un chaval que estaría llamado
a estudiar las bacterias y sería afamado
por el hecho que dejo ahora mismo contado.

Pues un día un monarca malo cual depravado
se llevó por delante con su coche lanzado
a la novia del joven y este estando enfadado
quiso pronto quedarse por sí mismo vengado.

Con lo cual dejaría a ese rey contagiado
con la mala bacteria que él había creado
y moría al de un día ese jefe de Estado.

Fue así como ese joven quedaría saciado
a la par que su pueblo que se había enterado
del asunto vería su sueño realizado.

El avicultor

En un pueblo que estaba un pelín anticuado
fue a nacer un chaval que estaría llamado
a criar avecillas y bien pronto fue dado
a vender los productos que él había logrado.

Fue por ello que un día un monarca malvado
se acercó hasta su tienda pues había pensado
el comprar un gran huevo de avestruz y pagado
se marchó hasta el palacio que tenía en el prado.

En la cena comía lo que había comprado
y sentándole mal pues estaba pasado
se quedaba en la cama gravemente enfermado.

Tan fue así que al de poco moriría encamado
y al saberlo el gentío se cambiaba el reinado
por la pura república que era el sueño esperado.

El atleta

En un pueblo del sur de Vasconia afamado
fue a nacer un chaval que estaría llamado
a ser todo un atleta y al haber alcanzado
los diez años tenía ya un metal bien dorado.

En los juegos olímpicos del mal reino de al lado
iba a ser por España ese joven citado
y al ganar en el juego decatlón que es nombrado
un buen golpe de efecto él tenía pensado.

Pues sacó la ikurriña en el podio a lo osado
y el monarca que estaba en el palco sentado
del disgusto sufría un ataque impensado.

Con lo cual se moría y con él el reinado
de ese rey que era un hombre cual maligno malvado
quedó como un recuerdo en la historia grabado.

El astrólogo

En un pueblo que estaba por un rey sojuzgado
fue a nacer un chaval que estaría llamado
a ser todo un astrólogo que al haber alcanzado
la treintena tenía ya un local alquilado.

Al saber de sus artes el monarca malvado
se acercaba hasta él mismo por saber lo esperado
y ese joven le hacía con las cartas y un dado
un augurio y el rey se quedaba allí helado.

Pues en él le decía que un rebelde muy osado
con un arma en la mano y un disparo atinado
mataría al monarca en un día marcado.

Y fue así que al llegar el momento citado
ocurría lo dicho, con lo cual el reinado
se acababa y cambiaba esa forma de Estado.

El astrofísico

En un pueblo que había con ser libre soñado
fue a nacer un chaval que estaría llamado
a ser gran astrofísico y una vez licenciado
por la corte real iba a ser contratado.

Así fue como al rey que no había tratado
conoció y se dio que cuenta de su ser de malvado,
con lo cual un buen día que en el cielo estrellado
encontraba un planeta le dio un nombre muy osado.

La república libre le llamaba el dechado
y al estar del asunto el monarca enterado
le dejó sin trabajo ni dinero ganado.

Pero el tipo que había ya otro curro encontrado
seguiría nombrando todo cuerpo avistado
tal que así y así al pueblo lo dejó concienciado.

El asesor

En un pueblo que había los olores del prado
fue a nacer un chaval que estaría llamado
a ser buen asesor y al haber alcanzado
la treintena la corte ya lo había fichado.

Sin embargo ese joven al saber que malvado
era el rey decidía rebelarse a lo osado
y por ello le daba al monarca infectado
por el mal un consejo malo como negado.

En el mismo decía que dejara matado
a un rebelde que había a la plebe lanzado
contra el rey que obraría lo que había escuchado.

Con lo cual muerto el tipo ya se había iniciado
la revuelta que habría de cambiar el Estado
una vez que se había con el reino acabado.

El arqueólogo

En un pueblo ya en ruinas y un pelín olvidado
fue a nacer un chaval que estaría llamado
a ser gran arqueólogo y una vez licenciado
estudiaba las ruinas que la vida ha dejado.

Un buen día estudiando un terreno mermado
descubría unos cuerpos y un papel enterrado
do un monarca a un sargento le dejaba encargado
de matar al gentío que allí fue sepultado.

Con tal hoja a su cargo él que había soñado
la república libre dejaría enterado
del asunto a su pueblo tan querido y amado.

Con lo cual bajo el mando de un valiente y osado
se alzó en armas la gente y quedó derrotado
ese reino que había a personas matado.

El archivero

En un pueblo que estaba en un reino malvado
fue a nacer un chaval que estaría llamado
a ser gran archivero y por ello encargado
del archivo real quedó ya madurado.

Un buen día hasta el mismo le llegó despachado
un papel que trataba de que fue torturado
por las manos del rey un rebelde y alzado
y sería con mimo como esmero copiado.

Una vez el gentío de esa copia enterado
abriría los ojos y quedó despertado,
con lo cual el motín así había iniciado.

En el mismo sería muerto el rey depravado
y con ello llegaba lo que habían soñado,
la república y todo por un ser bien osado.