Archivos Mensuales: febrero 2013

Como una flor

Una dama que fue desde niña muy hermosa
y que nunca en la vida fue al final una esposa
en aldea con tierras y en el cielo con osa
vivió toda su vida y no con mucha cosa.

Al hacerse mayor y no ser tan preciosa
una niña traviesa que la tuvo por diosa
le espetaba a la cara: Estás tú ya horrorosa
cuando has sido y has sido bastamente graciosa.

Es verdad que hoy en día ya no estoy tan airosa,
pero ves lo de fuera y tu ojito no osa
a mirarme por dentro, donde sigo garbosa.

Replicaba la dama que dejó silenciosa
al decirle a la niña que la flor más lustrosa
aunque esté ya marchita bella va hasta la fosa.

El pueblo vasco

Entre España y la Francia el enclave vascón
que se sabe teniendo a su par la razón
se resiste con fuerza al terrible invasor
porque tiene a lo vasco el cariño y amor.

Entre España y la Francia un pueblito de acción
y que duda de todo al ponerlo en cuestión
quiere ser un Estado pequeñito o menor,
pero lleno de vida, que es sin duda el mejor.

Entre España y la Francia una basta legión
de vascones que quieren libres ser hace honor
a la historia que tiene su bendita nación.

Entre España y la Francia un pueblito anterior
a aquél par de vecinos tiene en sí la noción
de los hombres más francos y a su vez buen humor. 

De políticos y políticas

En la vida política ha bajado un puñado
el nivel del político y en la España, en su Estado
no hay un líder que valga, es cualquiera un pringado
que ha llegado a la cima cuando fuera un mandado.

Y es que hoy día el tipejo que tras ser afiliado
llega a un cargo que es público una vez que es votado
ni siquiera en el fondo está bien preparado
para tan alto status que bien, mal le ha tocado.

Y es que hoy día el político quiere estar bien forrado
y le importa un pimiento arruinar al de al lado
si ello vale un dinero fácilmente ganado.

Faltan las vocaciones de verdad, ha cambiado
el por qué ser político y quien llega al cuñado
en un puesto le enchufa para ser enchufado.

Se nota

Cuando estoy ocho horitas hasta el fin explotado
y ganando un jornal que te deja asustado
por lo bajo te digo que ponerme al teclado
a escribir no apetece ni siquiera fumado.

Cuando estoy ocho horitas hasta el fin mal mandado
y ganando un jornal que te deja espantado
por lo bajo te digo que ponerme al rimado
no apetece siquiera con un vino drogado.

Cuando estoy ocho horitas hasta el fin empleado
no apetece escribir y si escribo cansado
en los versos se nota que no estoy entonado.

Cuando estoy ocho horitas hasta el fin aplicado
no apetece escribir y si escribo agotado
en los versos se nota que no estoy afinado.

Nana

Duerme bien, joven niño, duerme bien ya ha sonado
el reloj y te llama la camita a su lado
para que cuando el día nuevo sea llegado
estés fuerte y te vaya todo como rodado.

Duerme bien, joven niño, duerme bien ya ha tocado
el reloj y te llama la camita, lanzado
debes ir para ella y al llegar el rezado
estarás ya dormido para estar descansado.

Duerme bien, joven niño, duerme bien que ya han dado
en las horas la horita y te toca tumbado
estar para mañana estar bien preparado.

Duerme bien, joven niño, duerme bien que ha tirado
el reloj de la horita y te toca postrado
estar para mañana estar bien reposado.

Muy feo

Este mundo es muy feo y la gente normal
aunque ve qué está bien y aunque ve qué está mal
no va rauda a la calle contra el gran capital
que al final es quien manda en la vida real.

Este mundo es muy feo y la gente real
aunque ve qué está bien y aunque ve qué fatal
no va rauda a la calle contra el gran dineral
que al final es quien manda en la vida integral.

Este mundo es muy feo y la gente, chaval
o chavala, no sale a la calle al final
y así siguen las cosas como siempre, ¡tal cual!

Este mundo es muy feo y la gente cabal
no se queja de nada cuando está garrafal
lo que pasa, que el mundo es un mundo bestial.

Caótico poema

¿Qué nación no desea tener propio su Estado?
¿Y qué preso no quiere ser libre o liberado?
¡Y no somos iguales porque veo exculpado!
¡O exculpada! ¡Eso siempre, eso siempre ha pasado!

¿Qué nación no desea el tener otro estado?
¿Y qué libre con serlo no ha sin duda soñado?
¡Y no somos iguales pues no veo penado
o penada a quien debe, aquí hay gato encerrado!

¿O es que no ven los jueces lo que ve y ve el poblado?
¡Que andan presos los buenos y librado el malvado!
¡O malvada! Aquí todo pero que mal atado.

¡Siempre mandan los mismos y trabaja el criado!
¡O el obrero que es siempre sin quererlo el pringado
del asunto o si gusta como no hasta el robado!

El amante no amado

En un barrio del centro de una villa alejado
y en casita pequeña un amante acabado
y que fuere de todo, todo menos amado
se dolía las penas de un amor fracasado.

Cuando un día de fuera y de hermoso poblado
una dama venida le dejaba prendado
todo el pecho en un día que se hubieron topado
en la calle que el nombre hace tiempo he olvidado.

Buenas migas hicieron cual feliz pareado,
pero un cuerno venido como a toro pasado
acababa con todo lo que había empezado.

Entre los dos, de nuevo no lo había logrado
nuestro amante que todo fue a excepción de adorado
y que estaba con penas de un amor malogrado.

Poema caótico

¿Es el aire, es el agua y después el comer?
¿Es el ser lo primero y después el tener?
¿O el tener lo primero y después es el ser?
¿Qué es por tanto postrero? ¿Qué es por ende primer?

¡No es el hombre primero y después la mujer!
¡Ni al revés y que el hombre vaya aquí de postrer!
¿Es que sean iguales bien doquiera o doquier?
¡Le pregunto a cualquiera! ¡Le pregunto a cualquier!

¿Es el aire, es el agua o si quiere el beber?
Lo siguiente, comida va después, un placer.
Y la pena no sea sobretodo un deber.

Somos pueblo y al pueblo no le pueden toser
cual le tosen, no caen los que deben caer
y nos joden, nos joden y nos van a joder.

Un buen día…

Un buen día te mueres y eres puro pasado,
nada más que un recuerdo que en el otro ha quedado
y aunque estés muy presente te has en fin bien largado
de este mundo, si hay otro usted ya lo ha pensado.

Hora bien hay quien muere y es tan, tan evocado
que parece que vive todavía, su estado
pareciera inmortal por haber algo dado 
que es el rastro que deja ese ser recordado.

Un buen día te mueres y ya todo ha acabado,
o no, pero quien deja en el otro un posado
vive de otra manera, está ya en el de al lado.

Y hay quien vive más tiempo y es más, más recordado
y por más, es un muerto que en su vida ha logrado
dejar huella imborrable y ser bien repasado.