Archivos Mensuales: octubre 2011

Cambio de chipín, cambio de chipón

Todos, todas ganamos conviviendo en la paz,
todos, todas perdemos con la guerra, verdad
que es sabida por todos, todas, pero verás
como todos y todas ¿no la obramos? ¿Veraz?

Todos, todas ganamos con mayor libertad,
todos, todas perdemos siendo presos/as, mas
aunque bien lo sabemos todos, todas ¿jamás
vamos todos y todas a aplicarlo? ¿Falaz?

Todos, todas ganamos de lograr justedad,
todos, todas perdemos con lo injusto aunque, ¡zas!,
¿nunca todos y todas tal haremos? ¿Sagaz?

Todos, todas ganamos de tener igualdad,
todos, todas perdemos desiguales, ¡pensad
por qué todos y todas tal no vemos! ¿Locuaz?

Mi mor

Yo te quiero y te quiero, poesía llamada,
fue lo nuestro un amor a primera rimada,
un flechazo de versos, un gustarnos, mi amada,
por gustarnos que haremos no se acabe por nada.

Yo te quiero y te quiero, poesía nombrada,
entre los dos hay algo, buena química, alada
chispa viva que surge con la sola mirada
y que enciende latidos en nosotros, en cada.

Yo te quiero y te quiero, poesía citada,
y me quieres, me quieres cual yo a ti, una pasada
que va a más cada día y a más cada jornada.

Yo te quiero y te quiero, poesía mentada,
y me quieres, me quieres, nos queremos, gozada
que va a más cada día y a más cada velada.

Mi Mar

En Lantegi Batuak he una amiga especial
a quien llamo Thalassa, que es en griego la mar,
ondas tiene de orito, miradilla sensual,
de café los luceros y unos labios de amar.

Y habla como las musas, mira adentro, es legal,
cuenta andares de reina, unas piernas de hipar,
de sirena, si quiere, dulce voz natural
que hasta a Ulises traería a sus pies de mandar. 

Y se aguapa a diario porque sabe pintar
por su rostro de ensueño en mejillas rosal,
todo un cielo en los párpados y en carmín naranjal.

Así es ella una chica de querer a rabiar,
mas de anillo de luna de miel, solo mirar
sus curvillas que ciegan es pecar capital.

Compromisorio

Llegará porque llega, con tardanza o temprano,
a tu vida, de ser tú tal creo un paisano
o mujer de Vasconia, algún día cercano
un vital compromiso con tu pueblo no hispano.

Que te hará libremente entregar de tu mano
lo mejor de ti mismo, el luchar tan humano
por ser libre que llevas cual si fuere un arcano
en tu pecho patriótico bien guardado, bien sano.

Y lo harás con conciencia de que aportas un grano
de política pura a una causa de plano
colectiva, de gente nacional, en cristiano.

Que a tu lado y contigo luchará a lo espartano
hasta la última gota de abertzale aldeano
para ver respetada la palabra del llano.

Musica, musica, musica

Ven a mí, cara musa, ven a mí, a este papel
que mi boca requiere de esos labios de miel
que le traen a la lengua palabraje a granel
para obrar un poema de primera, nivel.

Ven a mí, cara musa, ven a mí, seme fiel
que al poema le urge, ay, ese algo, ese aquel
que le brinde a estos versos como el aire al bajel
de un impulso adelante por marítimo riel.

Ven a mí, cara musa, ven a mí, no hacia él,
que esta noche de rimas necesito un tropel
de tus suaves susurros, soplos por esta piel.

Ven a mí, cara musa, ven a mí, a mi vergel
de poesía y planta, por favor, un clavel
en la hojilla que sea cual la guinda en pastel.

Pierden emes, ganan pes

Es verdad que han perdido las facciones armadas,
estrategias violentas, líneas duras, plomadas
y las bombas, las emes militares cargadas
y los actos de guerra y de rojas sangradas.

Y es verdad que han ganado las políticas planas,
los demócratas puros, las palabras más llanas
y los votos, las urnas de cristal y biensanas
y los hechos pacíficos y palomas con canas.

Pero siguen en pie las marciales bandadas,
hay violencias, soldados, dispersión, torturadas,
ilegales y gentes todavía escoltadas.

Y en prisión pacifistas, abertzales con panas,
democracia no hay, hay herencias tiranas
y naciones que quieren decidir sus mañanas.

Evidencias en verso

Cuenta y deja que cuenten qué pasó aquí en verdad,
mas no olvides tú nunca, no lo olvides jamás,
que la historia se obra y hay que obrarla y hoy más
pues no acaba en la vida, es edad tras edad.

Narra y deja que narren qué ocurrió aquí, ¡sé audaz!,
mas ten siempre presente, tenlo siempre ante faz
que la paz y la guerra o la guerra y la paz
cual el bueno o mal tiempo va una en pos de otra, tras.

Muestra y deja que muestren qué fue aquí, ¡sé veraz!,
mas recuerda, ten vivo que si no hay igualdad
vendrá el luto de invierno, menos luz, frialdad.

Clama y deja que clamen qué hubo aquí, ¡sé vivaz!,
mas memora, ten claro que si no hay libertad
no habrá sol ni buen tiempo ni paloma, … ¡rapaz!

Optimismo escéptico y escepticismo optimista

En los tiempos que corren dicen lenguas sabidas
que anda haciendo su nido con ramitas de olivas
la paloma de plumas blancas, pero si miras
de verdad anda un águila real tras las neblinas.

En los tiempos que vuelan cuentan voces leídas
que han mudado de piel las serpientes activas
que del monte a la arena van, mas tú si remiras
toros, cabras, leones… andan tras las pamplinas.

En los tiempos que estamos narran gentes oídas
que está el hacha sin filo, mas si ves a las vivas
fuerzas salta a la vista que hay empate y mentiras.

En los tiempos que andamos claman mentes vecinas
que hay abrazo en Donostia, pero hay otras nocivas
que con tiros vivían mejor, cosas torcidas.

Por nada

Si me dieras dinero, poesía amigada,
no sería ya nunca, poesía reamada,
en la vida lo mismo, poesía anhelada,
lo que hay entre nosotros, poesía aspirada.

Porque entonces aquello, poesía agraciada,
que sentimos el uno, poesía esperada,
por el otro jamás, poesía aguardada,
iba a ser ya tal es, poesía exhalada.

Poesía mimada, si me dieras soldada,
poesía cuidada, lo de los dos, no cada,
poesía velada, cambiaría de entrada. 

Poesía allegada, porque es cosa sagrada,
poesía esmerada, para mí, y ¡acabada!,
poesía apreciada, que se escriba por nada.

Cogido de las neuronas y de los huevos por… la poesía

Sabes, sabes de sobra de quién es el latido
de amor que en estos versos va por vos biennacido
por decirte, cariño, que estoy loco perdido
por tu ser que me tiene a una estrella subido.

Sabes, sabes sin duda de quién es el gemido
de amor que en estas líneas va por vos bien fluido
por decirte, preciosa, que me siento querido
por ti misma y que noto algo tuyo en mí asido.

Sabes, sabes seguro de quién es el sonido
de amor que en estas rimas va por vos bien tañido
por decirte, belleza, que te adoro al oído.

Sabes, sabes ¡verdad!, de quién es el silbido
de amor que en este canto va por vos bien tejido
por decirte, preciosa, que me chiflas, ¿cogido!…