Archivos Mensuales: agosto 2010

Si de mí dependiera…

Si de mí dependiera el salvarte, ¡joder!,
la poltrona y el cargo y el Gobierno y poder,
te mandaba, mi amigo, a correr y correr 
y a buscarte otro tonto útil, hazlo saber.

Si de mí dependiera el salvarte, ¡ay a ver!,
el mandato y la silla y el mandar y querer,
te mandaba, mi amigo, a buscarte otro ser
que te arregle los muebles hoy, mañana y ayer.

Si de mí dependiera el salvarte, el hacer
que no cambie el que ordena, te mandaba, ¡entender!,
a buscarte otro lelo útil, otro cualquier.

Si de mí dependiera el salvarte, ay, el ver
como sigues al mando, te mandaba, ¡creer!,
a buscar a otra parte otro bobo, doquier.

Qué pudiera decirte…

Qué pudiera decirte en un simple poema,
que la vida lo es todo, que la vida es suprema
y que vivas a tope, que vivir es el tema
pues la otra es tan solo una duda, un dilema.

Qué pudiera decirte casi casi en un lema,
que la vida es la leche, que la vida es la crema
y que debes asirla con la mano y la yema
pues la otra de ser es de ser teorema.

Qué pudiera decirte casi casi en esquema,
que la vida es la vida y vivir aunque quema
quema más que la otra que es tan solo un sistema.

Qué pudiera decirte casi casi en morfema,
que la vida es la vida y vivir aunque tema
por la muerte merece su energía hasta extrema.

Utopías

Se ha acabado la guerra, se ha firmado la paz,
no hay por fin esclavismo, hay por fin libertad,
ni habrá más desiguales, habrá más igualdad,
ni verás enemigos, verás buena hermandad.

Ya no valen mentiras, vale más la verdad,
no han ganado los malos, campeón la bondad,
ni ha triunfado lo feo, triunfador la beldad,
ni verás injusticias, verás qué justedad.

Ya no sirven soberbias, sirve más la humildad,
no se lleva lo indigno, pinta gran dignidad,
ni nos vale el mal árbitro, vale bien la equidad.

Ya no gusta ser unos, gusta más la unidad,
no vendrá el contrincante, vendrá aquí la amistad,
ni valdrá lo inhumano, valdrá la humanidad.

Dónde vas

Dónde vas, tú patriota, dónde vas, corazón,
a luchar desunido contra el mal español
que se une y se une y te mete un gran gol
por la escuadra, y te entre de una vez en razón.

Dónde vas, tú patriota, dónde vas a la acción
a luchar desunido contra hispano charol
que se une y se une y te toma el control
de la vida política, sigue tú la ilación.

Dónde vas, tú patriota, sin saber la lección
que has oído mil veces y que dice, ¡atención!,
que es la fuerza de siempre, que es la fuerza la unión.

Vete pues a la causa, vete tú y tu legión
como manda el buen pueblo, como manda, ¡cojón!,
a la lid entre todos, como una, una facción.

Cuando estabas…

Cuando estabas, cariño, cuando estabas, querida,
descansando en la cama y soñando dormida
me he acercado a tu oído y te he dicho enseguida
que te quiero conmigo, a mí mismo aprehendida.

Cuando estabas, monada, cuando estabas, mi vida,
acostada en tu lecho y soñando tendida
me he acercado a tu oído y te dicho, advertida,
que te quiero conmigo, a mí mismo cogida.

Cuando estabas, amada, cuando estabas, mi sida,
ladeada en tu catre y soñando yacida
me he acercado a tu oído y te he dicho, instruida,

que te quiero conmigo, a mí mismo prendida.
Cuando estabas, preciosa, cuando estabas, bandida,
ya tumbada en tu alcoba y soñando atrevida…

Ya te he dado…

Ya te he dado mi vida, ya te he dado mi ser,
ya te he dado la infancia, ya te he dado el crecer,
ya te he dado mi quiero, ya te he dado el poder,
sin embargo, perdemos, qué le vamos a hacer.

Ya te he dado el presente, ya te he dado el ayer,
ya te he dado mi brazo, ya te he dado a torcer,
ya te he dado mi mano, ya te dado el querer,
sin embargo, perdemos, qué podrá suceder.

Ya te he dado mi ánima, ya te he dado el primer,
ya te dado de todo, ya te he dado ¡joder!,
sin embargo, perdemos, qué podrá acaecer.

Ya te he dado mi esencia, ya te he dado a placer,
ya te he dado mi fuerza, ya te he dado el saber,
sin embargo, perdemos, qué podrá acontecer. 

Si tuviera trabajo…

Si tuviera trabajo y ganase dinero,
yo que casi no vivo, yo que casi me muero,
te diría, querida, te diría que quiero
vivir toda la vida a tu lado sincero.

Si tuviera trabajo y ganase algún cero,
yo que casi no vivo, yo que estoy con el suero,
te diría, querida, te diría primero
anda ven al altar con anillo de acero.

Si tuviera trabajo y ganase el caldero…,
yo que casi no vivo, yo que estoy ya postrero
te diría, querida, que contigo sin pero.

Pero no gano un euro y malvivo, y empero
quiero ser solo tuyo, quiero ser tal prefiero
quien te diga tan solo que yo a ti te requiero.

A Idoia

En el fondo del alma, ya vacía ya llena, 
unas veces de cal, otras tantas de arena
tengo grande un dolor, tengo grande una pena
que me duele y me duele porque es mala y no buena.

Y del Sol a la Luna, desde el día a la cena
aunque intento quitármela y arrancar esa vena
yo la siento allí dentro, yo la llevo allí, nena, 
y no puedo evitarla, es sin duda condena.

En el fondo del alma, ya vacía ya plena,
unas veces de espina, otras cuantas de avena
tengo grande un dolor, tengo grande una pena.

Que me duele y me duele porque es propia y no ajena
y del astro al satélite aunque intento me frena
de extirparla una lágrima que es recuerdo, cual suena.

De tal

Una gran luna de oro, una estrella de paz,
una peña de plástico, una ría de cal,
una rosa de fuego, una mesa de zar,
una hierba de arena y una miga de pan.

Una senda de plata, una meta de audaz,
una loma de leña, una duna de sal,
una selva de estiércol, una moza de bar,
una lengua de barro y una salsa de flan.

Una piedra de bronce, una roca de edad,
una fresa de nata, una seda de chal,
una planta de acero y una olilla de mar.

Una pita de bronce, una pena de san,
una bolaza de agua, una arruga de faz,
una balsa de aceite y una mano de mal.

He salido a la calle

He salido a la calle a gritar libertad,
he salido a la calle a gritar por la paz,
he salido a la calle a gritar la verdad,
he salido a la calle a gritar igualdad.

He salido a la calle a gritar amistad,
he salido a la calle a gritar la bondad,
he salido a la calle a gritar la piedad,
he salido a la calle a gritar equidad.

He salido a la calle a gritar hermandad,
he salido a la calle a gritar humildad,
he salido a la calle a gritar unidad.

He salido a la calle a gritar claridad,
he salido a la calle a gritar dignidad
y he salido a la calle a gritar justedad.