Archivos Mensuales: diciembre 2009

Ave Marí… ia, Ave Ana Marí… ia

Yo creo haber ya escrito, ¡y de varias maneras!,
que deseo morir escribiendo a las buenas,
pero hablando a mi tía en la noche de cenas
cuando hablaba conmigo se ha quedado lumbreras.

Mas en blanco, cual ida a los cielos de esperas,
a la Urgencia, a ¡Galdakano! y aquí estoy con las penas
y opinión confirmada, ¿más verdosas? ¡Las peras!,
quiero marchar versando a las lunas más llenas.

Pero afecta en el alma ese susto a primeras
y aunque hay muertes divinas, ¡haga el eco en Atenas!,
yo me quiero quedar en la Tierra, ¡a sinceras!

Vivo, muerto… ¡ejem!, ¡ponga…, entre a otro, otra en escenas!,
que la vida es jocunda, mas la muerte, ¿hay higueras?
¡Baje! ¡O suba! Cual plazca, es más seca que arenas.

Urte Berri ¡On!

Hoy mi tía Ana Mari, de Durango, Ansorena,
conocida, ¡amistades!, hasta en el Palma… Arena
ha comido las uvas, mas hablando, ¡sin pena!,
de su hermana y demás se ha indispuesto en la cena.

Ha venido la DYA cual con luna bien llena,
mas vacía, con duda, de certeza de arena
en el alma y las olas en los ojos y truena
rayos, Ana, mi tía mal va en ella, ¡una nena!

Y con setenta y cinco… ¡años!, qué ¿setentena?,
siete décadas sabias, es cigüeña en la antena
de buen árbol, la copa le ha sentado… ¿malsuena?

A centellas, espero como hay pueblo que ¡buena!,
Ana Mari, te pongas, doy mi vida y melena
de existencia, palabra…, palabrota serena.

Sernuestro poético

Ser que estás en los cosmos y no tienes contrario
seas uno en sí mismo, seas par, seas vario
nos te damos las gracias por feliz planetario
y la vida…, la vida que no ha igual, ¡lo primario!

Ser que estás en quienquiera noche y día, a diario
y que obras los milagros naturales, ¡palmario!
nos rogamos que sigas libre, nunca gregario
y que ayudes a vivos que padecen calvario.

Ser que estás donde sea y que dejas muestrario
de tu esencia y en todo y de modo plenario
nos pedimos nos muestres la verdad y falsario.

Ser que estás y gobiernas masa, espacio y horario…
con tu fuerza, energía cual el hado emisario
nos gloriamos contigo, ¡aleluya honorario!

Corto poético

Bajo un cielo con nubes como esponjas marinas
y so bella película de olas, ondas salinas,
en el fondo oceánico junto a arenas y chinas
mil montañas había y otras mil coralinas.

Un tesoro de roca y sin fin cartulinas
de color y de formas casi cual plastilinas
que corrientes, mareas y otras fuerzas vecinas
agua va y agua viene esculpían divinas.

Donde estrellas y yeguas de mar, vivas sardinas,
suaves ovnis acuáticos, ¡las medusas!, lubinas
y un gran banco jugaban a no ser solo espinas…

Sin prestar atención a doradas, platinas
moneditas y joyas de irisar cristalinas
que albergaba un gran cofre de verdín entre ruinas.

Metaforismos

Son las camas los úteros de los sueños dormidos,
son los libros talleres de ideales queridos,
son las obras modelos para bien o fallidos,
son los viajes maestros para el lego y leídos.

Son las penas los nidos de lecciones y olvidos,
son los besos las flores que arrebatan sentidos,
son las lágrimas cursos de alegría o sufridos,
son los gestos hablares que se dicen sin ruidos.

Son las horas los trenes de placer o perdidos,
son los días los barcos que van, vienen seguidos,
son las noches los puertos de descansos debidos. 

Son las muertes espadas que horadaran latidos,
son los males recuerdos de que hay puntos, ¿seguidos?,
son los vivos los lobos que no escuchan aullidos.

Malo y peor

Malo es pena venida, peor quede sin ida,
malo el daño sufrido, peor sal en la herida, 
malo el cuerpo molido, peor alma partida,
malo vida sin ser, peor ser sin la vida.

Malo amor imposible, peor fobia cumplida,
malo esclavo con jockey, peor amo sin brida,
malo justo en la cárcel, peor suelta bandida,
malo vil entronado, peor bueno en caída.

Malo es preso en palacio, peor libre en guarida,
malo guerra sin causa, peor paz incumplida,
malo Estado fallido, peor patria impedida.

Malo cielo perdido, peor pira debida,
malo tierra quemada, peor chispa encendida,
malo todo hecho aguas, peor nada fluida.

El espejo y la reflexión

Pues mi casa es Vasconia, pues mi techo es vascón
lo que pase en la misma pasará en la nación
y pues pasa que ha entrado por detrás, no portón,
el extraño y me acosa saque vos conclusión.

Pues mi casa es Euzkadi, pues mi nido de alción
con ramita de olivo en el pico, ¡razón!
y el foráneo me quiere no en el aire, en prisión
siga vos las premisas, saque vos la ilación.

Pues mi casa es la patria, pues mi norte pasión
y el venido de fuera es furtivo, ¡un halcón!
siga vos hasta el fin, saque vos la inducción.

Pues mi casa es el pueblo, pues mi vida de acción
defensiva y persigue para mí perdición
siga vos hasta el término, saque vos la lección.

Metábolas

Hay quien, ay, ama el odio, hay quien odia el amor,
hay quien duela la cura, hay quien cura el dolor,
hay quien honra a la muerte, hay quien mata el honor,
hay quien huele a podrido, hay quien pudre el olor.

Quien valora el desprecio, quien desprecia el valor,
quien adulza lo amargo, quien amarga el dulzor,
quien traiciona a los fieles, quien afiela al traidor,
quien peora al mejor, quien mejora al peor.

Quien le yerra a aprendiz, quien aprende de error,
quien censura las voces, quien vocea al censor,
quien aflora marchito, quien marchita la flor,

Quien agrede al querido, quien le quiere a agresor,
quien elige a opresores, quien oprime a elector,
quien invade al de enfrente, quien se enfrenta a invasor.

Autorretrato

No soy alto ni bajo, tengo el pelo trigueño,
unos ojos marinos, la mirada de ensueño,
una cara de humano, el semblante norteño,
boca, labios de amigo y generoso el ceño.

No soy guapo ni feo, tengo el cuerpo risueño,
unos brazos de abrazo, unas manos sin dueño,
las orejas atentas, el olfato de isleño,
cuello recto, de humilde y los hombros de empeño.

No soy joven ni viejo, tengo el alma de sueño,
un latido de mundo, corazón de andereño,
en el pecho a Vasconia y en la tripa el ingenio.

No soy rico ni pobre, tengo el ser de buen genio,
las ideas del libre, el valor lugareño,
vocación de poeta y el amor de hogareño.

Fotografía poética

Mediodía en verano con el sol despejado
del hatajo de nubes que amenazan tronado
por el fondo y que un viento desde el monte fraguado
sobre un pueblo lacustre suavemente ha posado.

En la orilla un buen camping, el chalet adosado
a una casa de barcos y cabañas al lado
dejan ver las techumbres que ese cielo inspirado
gota a gota de plata cristalina ha pintado.

Por el muelle una cría con el pelo empapado
corre rauda al refugio y un cañero apostado
ante añeja baranda el anzuelo ha lanzado.

A las aguas creando un espacio ondulado
desde el centro a las órbitas que un travieso aniñado
con su piedra que salta cual la rana ha afectado.