Archivos Mensuales: octubre 2008

Un átomo de literatura y mil moléculas de pseudoella

Un lector, un amigo, no recuerdo si ayer,
a través de un poema me preguntó, a saber,
cuántos libros son tuyos, cuántos puedo leer,
cuantos tengas tal eres, cuanto escrito tal ser.
Musité que unos cuantos, mas ninguno de ver,
que escribía pensando en el día postrer
y además que una hoja es capaz de caer
con más fuerza que un árbol o que cientos, ¡joder!
Él me dijo, ¡mentira!, tú no me hagas perder…,
que unas gotas de tinta jamás van a poder
decir más que un tintero que llegó a enmudecer.
No le creo, perdone, que yo he visto llover
chaparradas a párrafos que no pude beber
y nevar sólo un copo de colmar a cualquier.

El amor es de agua

Un amigo de infancia que me viera llorar
por mi amiga del cole me calmó a mí al clamar,
deja huellas la gente, no las pienses borrar,
son las huellas pisadas que las hizo el andar.
Por la vida y su calles intentando encontrar
en los otros un eco del latir, palpitar
que escuchado a lo lejos cual sonar resonar
poco a poco se apaga, no se llega a notar.
Es así, ¡compañero!, pude bien comprobar
cuando amaba y me amaban por mí mismo que amar
es un río en invierno y en verano la mar.
Con el agua por chispa, seguí yo sin pensar
que a pesar de que asciende como desciende al dar
de uno mismito él sabe cual secar derramar.

Metehoras y sacaeuros

Un obrero en el paro a un vil patrono ocioso
con el pico a martillo le soltó a lo gracioso,
si ninguno trabaja, en verdad milagroso
es que engorde usted tanto y que yo ande huesoso.
No sé cómo lo hace, es sin duda engañoso,
pues aun en el caso de que yo ande afanoso
y usted siga viviendo tal gandul perezoso
kilos, kilos y kilos se los coge. ¡Pasmoso!
¡Qué maquinas, peón! ¡Que te mando hasta el foso!
¿Has perdido un tornillo o es aceite grasoso?
¡Tú te ganas el pan y yo amaso mañoso!
Ya lo creo, patrón, contestó el trabajoso,
mas de barras de hierro y roscón de roñoso
me he cansado y las migas no me engañan, ¡tramposo!

Unos viven como Alá, otros…

Un buen día un buen árabe que servía a un emir
en palacio le dijo con voz baja y fluir
hasta cuándo, caudillo, puede un ser resistir,
sin beber de sonrisas ni comer del reír.
Hasta cuándo, ¡enturbado!, diga, que quiero oír
de usted tanto que sabe, tanto cuan su influir
puede una persona sin gozar el latir
de la chanza, del juego persistir y vivir.
La locura, la cuerda, el solaz, divertir
son vitales en vida, que a la contra es sufrir
un martirio, un tormento, un dolor de faquir.
No lo dijo el profeta, lo aprendí yo al subir
escaleras arriba y volver a subir
al tilín que usted tañe cuando debo servir.

El jugueteo desarreglado

Un artista sin arte y genial sin ingenio
cuando vio que yo a letras ya jugaba al decenio
escribir no es un juego, mas si juegas, ¡pequeño!,
dijo rompe las reglas, que el autor nunca ha dueño.
Ha licencia poética, libertades de genio,
no más ley que el talento ni más musa que empeño,
sepa pues, ¡jugador!, sepa pues con ensueño,
que escribir no es un juego, que escribir es un sueño.
Lo sabía, le dije, que además de norteño,
de palabra y de obra, al jugar tal risueño
no respeto gramática ni academia ni ceño.
Creo mundos cual quiero, yo diseño el diseño,
unas veces gobierno y otras reino y enseño
a jugar a los niños, a jugar sin convenio.

El color del color

Un colega colega, un colega escritor,
escritor y poeta y poeta y lector
no me hagas, me dijo, de lo horrible, el horror
cosas bellas ni hermosas, dales tú su color.
Si son grises, ceniza, si son rojas, calor,
si naranjas, ocasos, amarillos, albor,
si azuladas, celestes, si praderas, verdor,
blanquecina, la luna, azabache, una sor.
Yo eso hago, le dije, más también soy pintor
de palabras y pongo de poder lo mejor
de mí mismo, un latido, de mí mismo el amor.
Así hay sierras de plata, cruces rojas doctor,
holandeses naranjos cual limón desamor
y marinos del aire y esperanzas en flor.

ETA, ETA, ETA

Hablarán hoy de ETA, hablarán y hablarán
y dirán lo de siempre los de siempre, ¡qué plan!,
que condenan a muerte, al rival que ni el pan,
ilegal tropa y banda, patatín patatán.
Hablarán hoy de ETA, hablarán y hablarán
y dirán los de siempre lo de siempre, ¿qué van?,
que el conflicto es político, que hay que hablar en diván,
decidir soberanos, tararí tararán.
Hablarán hoy de ETA, rataplán, rataplán
y hablarán y hablarán, tantarán, tantarán,
los de siempre y talán, lo de siempre y tantán.
Hablarán y hablarán, de la ETA hablarán,
patatín patatán, tiroriro ta-tan,
patatín patatán, titoriro ta-pam.

Amor de Quijote, desamor de Sancho

Desamor, si me escuchas, desamor, de ex arquero
enrollado en la flecha va un mensaje postrero,
dame un beso en el rostro, dime amor yo te quiero,
hazme un sitio en tu hombro, quiero ser tuyo entero.
Desamor, si me oyes, desamor, de ex lancero
enroscado en la lanza va un recado sincero,
no me sueltes del brazo, corazón no he de herrero,
toma, ten tú mi mano, quiero ser compañero.
Desamor, si me atiendes, desamor, de ex guerrero
en el filo de amigo por vos brilla de acero
este vente conmigo, que sin ti yo me muero.
Desamor, desamor, desamor, de ex primero
con la tinta de lágrimas, derramado el tintero
dulcinesco va dicho quiero ser tu escudero.

Una, no más

Otra vez tú y yo a solas, otra vez, ¡escritura!,
otra vez tú y yo juntos, otra vez, ¡criatura!,
otra vez solos solos, otra vez la conjura,
otra vez juntos juntos, otra vez, ¡qué locura!
Otra vez yo contigo, otra vez, ¡hermosura!,
otra vez tú conmigo, otra vez, ¡preciosura!,
otra vez conjuntados, otra vez aventura,
otra vez rejuntados, otra vez atadura.
Una más, una sola, una más, pura pura,
una más, mi palabra, una más, ¡mi dulzura!,
una más y la última, una más y clausura.
Una más, una más, una más es segura,
una más y hasta siempre, una más te lo jura,
una más, quién escribe, una más y lectura.

Evocaciones

Un histórico dijo al llegar a saber
que estudiaba leyendas de razón y creer,
haz memoria, recuerda, el pasado, el ayer,
mas no olvides por nada el perdón al volver.
No será de tu agrado lo que llegues a ver,
hay verdades oscuras cual mentir de escocer
en un bando y en otro, no pretendas barrer,
cuando llegue el momento sabrás tú lo que hacer.
Me da miedo el pretérito, exclamé, el remover
las cenizas, que aviven y que empiece el prender
de una chispa y de otra, llamaradas de arder.
Yo no soy un pirómano ni es mi empeño encender
resquemores, rencores, sólo quiero entender
lo que fue, lo ocurrido y ya de ello aprender.