Archivos Mensuales: septiembre 2008

Lecciones ante las legiones

Vivirás más feliz, cumplirás más abriles,
si tú ocultas, ¡patriota!, ante gentes hostiles
junto a tu punto flaco o tu talón de Aquiles
fortalezas, poderes y saberes febriles.
Te lo digo a sabiendas, ellos son muy sutiles,
sibilinos que estudian tus flaquezas gentiles
para herir sin descanso justo allí con misiles.
Vivirás más feliz, cumplirás más abriles,
si tú te haces, ¡patriota!, ante impíos y viles
de continuo el tontito, uno más con civiles,
sin hacer tonterías ni mostrar tus afiles.
Te lo digo de tinta…, ellos son muy mosquiles
y caballo salvaje que divisan, ¡pueriles!,
cual grupada lo atacan, son así de infantiles.

De mí a mí

Hoy no quiero parlar ni quedarme callado,
hoy no puedo yo amar ni ser yo, oiga, el amado,
hoy no pienso ganar ni quedar derrotado,
hoy, mañana quién sabe qué será de mi agrado.
Hoy no quiero mirar ni vagar remirado,
hoy no hago ni preguntas ni las he contestado,
hoy no estoy como soy, hoy no soy como he estado,
hoy, mañana quién sabe y quién sabe pasado.
Hoy no quiero esperar ni esperarme esperado,
hoy, mañana, usted, aguarde que aún él no ha llegado
y pasado adivine que tampoco ha pasado.
Hoy no quiero leer ni lograr “lectorado”,
hoy no escribo por ti, ni por ti he redactado,
hoy me escribo a mí mismo, ya me siento aliviado.

Manilargos de mar

En un puerto del Norte, a unas leguas Dublín,
junto a un cojo pirata yo robé un bergantín
con dos palos al viento, capitán de Berlín,
escotillas de fuego y feroz polvorín.
Alejados de tierra, rumbo al oriente al fin,
tras tres días sin viento avistamos botín,
un convoy de Manila con lingotes, florín,
abordado con gusto, nos hacía tilín.
El Pacífico entero navegado latín
aprendimos de mares, de robar mandarín
y de fugas veloces tanto más que Tintín.
El Caribe ya nuestro, en Nassau, un pasquín
daba cuenta del precio, mucha libra y chelín,
por dos testas perdidas al final por motín.

Sueño de ricos, pesadilla de pobres, y al revés

No es un sueño ser rico, millonario o pudiente,
cuando hay gente que muere, que no hinca ni el diente,
que malvive, que enferma, que no ha agüita caliente,
porvenir ni futuro y quizás ni presente.
No es un sueño ser rico, millonario o pudiente,
cuando pueblos enteros de familia corriente
abandonan sus casas con color indigente
y se lanzan en busca de una vida decente.
No es un sueño ser rico, millonario o pudiente,
cuando niños y viejos del levante al poniente
por migajas trabajan sin descanso viviente.
No es un sueño ser rico, millonario o pudiente,
cuando todo el mundillo pide una ayuda urgente
y a los cuatro de siempre les resbala la gente.

Euzkadi con preguntas, España sin respuestas

Quien no quiere que Euzkadi sea Estado-nación,
manifieste ideales, comunique su opción
cómo va a gobernarla sin saber la opinión
de ese pueblo que espera la consulta y cuestión.
Sobre estar so la España, como ella, ¡vascón!,
federado, autónomo, tal cual pobre región
o del modo que quiera la mayor decisión.
Quien no quiere que Euzkadi sea Estado-nación,
determine sus sueños, reescriba el guión
cómo va a presidirla sin tener ni noción
del anhelo del vasco o de su volición.
Sobre ser en España, practicar desunión,
tutearse con ella o esperar su sanción
tal sucede hoy en día sin total sumisión.

Con esa o aquella, pero sin ésta

O conmigo o la nada, esa, oiga, es la elección
que españoles, franceses, “democracia en acción”,
a las malas otorgan, dan a nuestra nación
resistente a la fuerza, no le queda otra opción.
O conmigo o la nada, esa, oiga, es la opresión
que hispanos tal gabachos, uno y otro histrión,
le conceden con pena al gran pueblo vascón
insumiso a conciencia, no hay no ni votación.
O conmigo o la nada, esa, oiga, es la cuestión
que la España, la Francia, dos Estados-prisión,
a Vasconia le ofrecen, se acabó la función.
O conmigo o la nada, esa, oiga, es ser la unión
que Madrid y Paris, capataz y patrón,
a la patria de Arana le dispensan al son.

A por todas y a por todo

¡Soñadores románticos! ¡Soñadoras traviesas!,
estatal-jacobinos y demás realezas
bien armados se aprestan junto a malas bajezas
para hacer preso al vasco, a las vascas las presas.
Ilegales les dicen, dan igual las certezas,
juicio rápido al canto y que rueden cabezas
de los jóvenes patrios que sellaron promesas
para hacer de Vasconia un país de justezas.
Una tierra librada del gobierno de altezas,
militares y jueces, soberanas princesas
y las cortes y el clero y otras tantas pobrezas.
Que desoyen las voces, las sonantes franquezas
emitidas a una por las bocas “vasquesas”
con sus modos despóticos y maneras burguesas.

Hago votos por la poesía

Aunque pierda la vida escribiendo a diario
desde un cuarto-escritorio, desde mi santuario,
he jurado a las Letras que daré un poemario
como yo de rebelde, tal cual yo de corsario.
Pues ser se es cual se escribe y al revés, al contrario,
que el poeta por ser es su escrito gregario
de ese ser como es o si no es que hay becario.
Aunque pierda la vida escribiendo a diario
desde un aula escribana, desde este mi escenario,
prometí ya a los Versos que daré un buen versario
como yo levantisco, como yo poetario.
Pues se escribe tal es quien escribe, es palmario
que en los textos hay algo y que ese algo es muestrario
de una voz, una mano propia del literario.

Pueblo nuestro

Pueblo nuestro que estás en el cielo sagrado,
santifico tu nombre, venga a nos nuestro hado,
haga nuestra aquiescencia en el monte cual prado
y el pan nuestro del día delo, no el del pasado.
Y perdone la ofensa que hemos ya perdonado,
no nos deje caer ante quien ha tentado,
por Dios líbrenos ya que el amén ya hemos dado.
Pueblo nuestro que estás en el cielo encelado,
glorifico el renombre, venga a nos nuestro Estado,
haga nuestra merced como aquí en cualquier lado
y la barra del día dela, dela de agrado.
Y disculpe la deuda como nos a endeudado,
no permita caigamos a pesar del instado,
por Dios líbrenos ya que el amén ya hemos dado.

Ni coma y punto

Escribiendo sonetos con constancia y afán
tal si fuere Tenorio, cual si fuera Don Juan
yo que soy un bohemio y otro tanto galán
cual me pierdo la vida no me gano ni el pan.
Que llevar a la boca y ya dice el refrán
con las cosas de estómago no me juegue ni San
que yo vi a un buen cordero transformarse en caimán.
Escribiendo sonetos con constancia y afán
tal si fuere un gran brujo, cual si fuera un chamán,
yo que fui marinero como fui capitán
cual navego en la nada tiemblo hasta más que un flan.
Con lo cual paso hambre y ya dice el brahmán
si ser se es cual se come y no has tú ni azafrán
la sartén no la tienes, la tendrá algún truhán.